¿Qué hacer cuando te quemas?

De   agosto 27, 2017

Uno de los principales accidentes domésticos o laborales son las quemaduras leves, ya sean por fuego, por agua caliente, productos químicos o incluso por el propio sol. Y después de escuchar cada día tantos remedios caseros que pueden hacerte aún más mal que bien, desde Farmachueca hemos decidido darte los pasos a seguir cuando te haces una pequeña quemadura. Y así que nadie siga echándose pasta de dientes cuando se quema.

Existen diferentes tipos de quemaduras según su gravedad, y desde el principio tenemos que distinguir bien que tipo es, pues es lo que nos va a determinar si tenemos que irnos a urgencias, o podemos quedarnos tranquilos después de curarlas en casa.

  • La quemadura de primer grado, va a presentarse sólo con enrojecimiento de la piel, leve inflamación y dolor local, pues únicamente afecta a la capa más superficial de la piel.
  • En una quemadura de segundo grado ya vamos a tener ampollas, inflamación elevada y el dolor local va a ser bastante intenso.
  • Y por último la quemadura de tercer grado, la más peligrosa, no va a tener un dolor localizado, con un gran daño a nivel de la piel, incluso pudiéndose ver los tejidos musculares o huesos. 

Son solo las quemaduras de primer grado o las más leves las que se pueden tratar en casa, sin más complicaciones, para las demás debes acudir rápidamente a urgencias o al centro de salud más cercano para un tratamiento completo.

Además tendrás que tener en cuenta la superficie de la quemadura, pues una quemadura aunque sea de primer grado que ocupe una gran superficie también tienes que ir un especialista.

Uno también de los errores más frecuentes es explotar la ampolla que sale en una quemadura. En realidad, las ampollas son un mecanismo de defensa del cuerpo humano ante las quemaduras, pues protege de infecciones y con el líquido que contienen en su interior van a hidratar la herida y cicatrizan., por lo que lo procuraremos no tocar las ampollas de las quemaduras.

Así los pasos a seguir al hacerte una quemadura serán:

  1. Poner la zona quemada debajo de agua fría durante unos minutos, incluso si el agua no es muy fría poner en un barreño agua con algo de hielo. Esto evitará que aparezcan ampollas y calmará el ardor, si la piel no se ha roto y sólo se haya producido enrojecimiento.
  2. Lavar suavemente con agua y jabón.
  3. Seguidamente después de aplicar el agua fría y lavarla,  si la piel no se ha quebrado y sólo hay enrojecimiento y un leve ardor, nos daremos una crema con un bajas concentraciones de corticoide que nos aliviará.
  4. Cuando el ardor se haya ido, nos iremos aplicando todos los días una crema cicatrizante, que evite que nos quede una cicatriz, como Cicaplast Baume de La Roche Posay. También es muy importante que durante la cicatrización, cuando la herida esté totalmente cerrada, nos demos un protector solar de factor alto,  que evite que nos quede una mancha.
  5. Si es necesario, hay que proteger la quemadura del roce. Siempre con una gasa ésteril antiadherente que evite que al taparlo se queden fibras incrustadas en la quemadura. Este apósito es necesario cambiarlo una vez al día.
  6. Si el dolor es elevado, podremos tomar algún antiinflamatorio que nos alivie el dolor.

Siguiendo todos estos pasos y si la quemadura es leve podemos hacer incluso que no tengamos problema con la quemadura y que no salga ninguna cicatriz.

 

Así que ya no tenéis excusa para cuidaros las pequeñas quemaduras domésticas o laborales, y si tenéis cualquier problema siempre podéis acudir a Farmachueca para que te resolvamos tus dudas.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *